El juego y la psicomotricidad: jugar y emocionarse

el juego y la psicomotricidad
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El ciclo de webinars preparado por Psicopraxis arrancó con la intervención de Asun Iglesias para hablar del juego en la sala de psicomotricidad y las emociones que produce en los niños. 

Pedagoga, psicomotricista y subdirectora de la Escuela Infantil Mafalda Ibiza, Asun abordó la evolución del juego y como sus sensaciones y desarrollo va evolucionando. Durante su intervención afirmó que los niños son seres en movimiento donde la llegada a la sala de psicomotricidad les produce “emoción en estado puro”.

En estos tiempos donde la pandemia les ha tenido alejados de las salas y del contacto con otros niños es fundamental recuperar la actividad, el juego y la psicomotricidad. Como afirmaba en su comienzo, para los niños “jugar es vivir y es la forma que tienen de estar en el mundo”. La sala les ofrece libertad para ir transformando el espacio a través del juego tanto individual como compartido. El juego les produce conocer sus posibilidades y límites favoreciendo así el desarrollo psicomotriz. 

Expresar sus emociones

Una de las ideas tratadas en el encuentro online fue como a través del juego, además de sentirse libres y evolucionar, los niños muestran sus emociones: alegría, enfado o bloqueos emocionales. Además, en la sala van aprendiendo a elegir y decidir por sí mismos. 

La sensación de libertad hace que el bebé se vaya sintiendo seguro y se atreva a moverse de un lado a otro alcanzando objetos y explorando todos sus sentidos. En la sala los bebés ponen en marcha toda la sensibilidad y se carga de sensaciones y percepciones que favorece una relación más creativa con el mundo y su entorno más cercano.

Descubrimiento en el juego

Sumado a las emociones, los niños según van creciendo se inician en la conquista de la autonomía. Asun Iglesias explicó cómo evolucionan ellos a través del juego. Los bebés comienzan arrastrándose, trepando…prueban posturas para conocer su equilibrio y van conociendo todas las posibilidades de su cuerpo. 

Esa evolución también se nota en el juego. En los primeros meses de vida, el cuerpo es el principal instrumento del juego, “es fruto de placer”. A través del gateo tonifican la musculatura y adquieren seguridad y confianza. Cuando empiezan a andar ponen a prueba la altura y juegan con ella. Entre los 18 y 24 meses juegan con el desequilibrio porque han adquirido la seguridad de poder levantarse por sí solos. Ya en los 3 años empiezan a practicar el juego simbólico, a partir de su observación el niño imita acciones de la vida cotidiana, utiliza los objetos como mediadores de la expresión emocional.

El webinar también sirvió de espacio para hablar de los juegos más repetidos y su significado, y aquellas situaciones de los niños que se dan en la sala de psicomotricidad y cómo resolverlas. Puedes ver el webinar completo en nuestro vídeo.

Gracias a Asun Iglesias por acompañarnos y transmitirnos con tanta calidez lo que significa para los niños el juego y las emociones.

Asun forma parte del equipo de formadores de psicomotricidad, si quieres aprender más y especializarte en el área no dudes en consultar nuestros programas de formación. Si tienes cualquier duda te asesoramos. Nos vemos en el próximo webinar.

Deja un comentario